¿Feliz Año 2013? A propósito del estudio sobre felicidad


George Gray Molina
Revista Humanum

Ocho de los diez países del mundo con mayores “emociones positivas” (léase felicidad) están en América Latina y el Caribe. En orden descendente: Panamá, Paraguay, El Salvador, Venezuela, Trinidad y Tobago, Tailandia, Guatemala, Filipinas, Ecuador y Costa Rica. Al leer la lista, dan ganas de bailar. Sin embargo, cuando uno analiza el pie de página con las preguntas sobre emociones positivas, dan ganas de llorar: “¿Usted se sintió descansado el día de ayer..?”  Creo que Gallup nos está diciendo algo. ¿La cultura de la siesta, del vuelva-mañana y tómese-la-vida-con-calma tendrá algo que ver con la felicidad del sur?

Daniel Kahneman, Premio Nobel de Economía, quien dedicó 30 años a estas preguntas, tiene una explicación alternativa. Lo que llamamos emoción positiva tienen que ver con el anclaje, el punto de referencia o partida especifico de cada experiencia vivida. Quizá los latinoamericanos no somos particularmente felices, sino que el punto de referencia es  “más triste” –entre los 148 países de Gallup, los más tristes vendrían a ser Singapur, Armenia, Iraq, Azerbaijan y Afghanistan.   Aquí se abre un interesante debate: para Kahneman, casi todos los anclajes son individuales/psicológicos. Para muchos otros investigadores, son también colectivo/culturales. Quizá existe una “cultura” de la emotividad positiva, donde no se ve bien hablar de lo “mal que están las cosas” o “lo difícil que está encontrar un empleo de calidad” o “lo pésimo que dormí anoche”.

Volviendo a Kahneman, tomemos el ejemplo del matrimonio para ilustrar el punto de vista individual/psicológico.  En un estudio de 14 años, Clark, Diener y Goergellis encuentran una V invertida entre felicidad y años de casado: el pico de la felicidad, controlando por múltiples factores, ocurre justo antes de casarse y se extiende a los primeros dos años de matrimonio. Luego, se observa un gradual desliz hacia la in-felicidad que se detiene más o menos donde todo empezó al iniciarse la relación. No parece ser un resultado que requiera de interpretaciones astro-físicas. Sin embargo, Kahneman añade algo importante: quizá este estudio no signifique que los recién casados sean de verdad más felices, sino que al responder sobre el matrimonio las personas tendemos a asociar cosas agradables con los primeros años de matrimonio.  Aunque seamos igual de felices hoy que hace 20 años, diremos que fuimos más felices al casarnos. Refleja un ancla, un sesgo cognitivo de focalización.

Seguir leyendo “Y, ahora, las buenas noticias…”

About these ads

Acerca de redaccion

Centro de investigación y acción social de los jesuitas en Venezuela. Editamos libros, revistas y ofrecemos cursos de formación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s